Otros accesos
Cuando uno no quiere, dos no pueden

Categoría
Elecciones
Acerca del proyecto

A comienzos del año 2008, la sociedad argentina estaba dividida a causa del enfrentamiento entre el gobierno nacional y el campo.

En la ciudad de Río Cuarto, zona agrícola-ganadera por excelencia, la situación impactaba directamente en el ánimo y en las expectativas de la gente: mientras el 86% se mostraba contraria a la posición kirchnerista y un 52% apoyaba a la oposición, el 85% desaprobaba la gestión de la Presidenta de la Nación, castigándola también con un 79% de imagen negativa.

En ese contexto debió realizarse la elección municipal con dos partidos como protagonistas principales: Unión por Córdoba -sello del PJ provincial- herido de muerte por el conflicto, y la UCR, que blandía su mejor perfil por apoyar a los ruralistas y a la vez por ser gobierno con un 58% de adhesión.

Mientras el radicalismo se presentó a la batalla con un candidato conocido y de buena imagen, el peronismo debió conformarse con un postulante desconocido para el 50 % de la población, una imagen positiva de sólo el 26 % y un discurso elogioso hacia la persona menos querida por ese entonces, Cristina Kirchner.

Sin importar la estrategia, tácticas y argumentos utilizados, la tendencia siempre fue desfavorable para el justicialismo. Llegada la hora y tras 50 días de campaña, el escrutinio marcó el triunfo de la UCR con el 49,25% de los votos. Unión por Córdoba obtuvo el 30,37%, la mayor derrota del partido desde la recuperación de la democracia en 1983.